Control eficaz de roedores

En primer lugar, es esencial llevar a cabo las operaciones de control de plagas de roedores siguiendo los códigos de buenas prácticas disponibles (véase también Gestión integral de plagas para el control de roedores). Sólo siguiendo las mejores prácticas y recomendaciones de uso indicadas en las etiquetas de los productos serán plenamente eficaces las aplicaciones de rodenticidas. Tales aplicaciones son las que menos probabilidades tienen de promover el desarrollo de resistencias.

Es importante eliminar todos los roedores de un sitio infestado, especialmente cuando se utilizan anticoagulantes. Esto se debe a que es probable que los roedores que sobrevivan en la última parte de los tratamientos son aquellos que son intrínsecamente menos vulnerables a los anticoagulantes, o incluso pueden ser aquellos fisiológicamente resistentes a la sustancia activa que se ha usado. Por lo tanto, estos son los individuos que principalmente se han de eliminar a fin de evitar el desarrollo de resistencias, aunque a menudo son los más difíciles.

Todas las trazas de cebo raticida deberán eliminarse al final de las operaciones de cebado. Dejar pequeños restos de cebo significará que los individuos vulnerables sucumbirán si los encuentran y los consumen, pero otros que presentan una mayor tolerancia o son más resistentes, no lo harán. Los anticoagulantes no deben utilizarse de forma habitual como cebos permanentes. Estas aplicaciones deben revisarse, y los cebos deben reponerse, a intervalos de cuatro, seis u ocho semanas. Por lo tanto, es inevitable que, en ocasiones, los roedores encuentren localizaciones de cebado que contengan sólo pequeñas cantidades de cebo. Los más vulnerables serán propensos a sucumbir en tales circunstancias, mientras que los menos vulnerables sobrevivirán y se reproducirán. El cebado permanente debería tener lugar sólo cuando existe un riesgo inmediato y directo de migración de roedores, y las estaciones de cebado permanente se deben visitar con frecuencia para asegurarse de que no se quedan sin cebo. Se deben observar los requisitos legales e instrucciones pertinentes.

La resistencia a los anticoagulantes de segunda generación incluye la resistencia a los anticoagulantes de primera generación en ratas y ratones. El uso de la primera generación de compuestos para controlar poblaciones ya tiene una proporción de individuos resistentes, por ejemplo, en zonas de resistencia de la rata noruega y el ratón casero, promovería la supervivencia de los individuos que son resistentes a los anticoagulantes y, por lo tanto, aumentaría la frecuencia de los genes de resistencia en la población. Sin embargo, los anticoagulantes de primera generación presentan beneficios medioambientales bien conocidos: tienen menor toxicidad para los animales que no son objetivo y duran menos en el cuerpo de estos animales no objetivo, y en el medio ambiente en general, y por lo tanto es menos probable que causen intoxicaciones secundarias. En particular, se recomienda por ello el uso de estos compuestos para el control de la rata noruega fuera de los focos conocidos de resistencia. Incluso cuando se aplica en interiores, hay una alta la probabilidad de que ratas envenenadas salgan al aire libre, lo que plantea algún riesgo de intoxicación secundaria para sus depredadores y para las aves rapaces.  Para evitar la selección de ratones resistentes a los anticoagulantes debe considerarse, donde no sean necesarias estas importantes ventajas medioambientales de este grupo de anticoagulantes, el uso uno de las anticoagulantes de segunda generación más potentes, o un no anticoagulante; en particular para el control de infestaciones de ratones comunes en interiores, que hayan sido objeto de una presión de control durante períodos prolongados,